Urbanismo

L’Alfàs proyecta una nueva rotonda en la intersección del Camí de la Mar con la urbanización El Tossalet

343

El Ayuntamiento de l’Alfas del Pi ha aprobado definitivamente, en Junta de Gobierno, el proyecto de construcción de una glorieta en la intersección de acceso a la urbanización el Tossalet (calle Benidorm) con Camí de la Mar. Una inversión de 500.000 euros que mejorará el tráfico rodado en una de las zonas más transitadas del municipio, ha informado el concejal de Urbanismo, Toni Such.

“Seguimos trabajando en la implantación del Plan de Movilidad en marcha, con una nueva rotonda ubicada en uno de los tramos de carretera que soporta mayor flujo circulatorio”, al conectar los dos núcleos urbanos, la playa de l’Albir y l’Alfàs, un vial que dispone unilateralmente de un carril bici. “Unas obras que supondrán una notable mejora de la conectividad a nivel local y comarcal”, puntualiza Such, “con las que vamos a ganar mayor seguridad vial, y nos van a permitir avanzar hacia un modelo de movilidad urbana segura, sostenible, saludable y accesible, para posicionarnos como una ciudad más habitable, en consonancia con las directrices que establece la Unión Europea”.

La rotonda proyectada se encuentra situada casi equidistante entre los dos núcleos urbanos de l’Alfàs y de l’Albir, inserta en uno de los viales principales de comunicación entre ambos, el Camí de la Mar, en un tramo al norte de la carretera nacional 332 y junto a la urbanización denominada el Tossalet. El suelo donde se emplaza la intersección giratoria proyectada comprende varios polígonos catastrales de suelo urbano, siendo en su mayoría viario público e incluyendo una finca privada de suelo rústico a gestionar parcialmente.

Según recogen los informes técnicos, se proyecta una intersección giratoria de planta circular, y único carril, en sustitución de una intersección existente en T de tres ramales (doble carril en cada ramal) determinando los detalles de la calzada y la isleta central. El proyecto prevé dar continuidad al carril bici existente en el Camí de la Mar, desviándolo hacia el norte con un trazado perimetral a la glorieta, y las isletas deflectoras se materializan mediante señalización horizontal delimitada con balizas reflexivas

En términos generales, en estos momentos la intersección del Camí de la Mar con la Calle Benidorm se resuelve en T, obligando a invadir temporalmente el carril de sentido contrario cuando se pretenden realizar giros a izquierdas. La calle Benidorm es un viario puramente urbano que forma parte de la urbanización el Tossalet, consolidada modernamente, y dispone de los servicios básicos: pavimentación de aceras y calzadas, abastecimiento, saneamiento, pluviales, alumbrado público, baja tensión y telecomunicaciones.