CulturaJuventudPatrimonio

Una veintena de jóvenes asisten a la visita guiada al Museo Villa Romana organizada por Juventud y Cultura

266

Una veintena de jóvenes participaron este sábado en la visita guiada al Museo Villa Romana de l’Albir, actividad organizada por las concejalías de Juventud y Patrimonio del Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi. El Museo Villa Romana de l’Albir es el primer Museo al Aire Libre de la Comunitat Valenciana. Abrió sus puertas en abril de 2011 y ya acumula más de 60.000 visitas. Es pionero en la aplicación de la tecnología 3D sobre yacimientos al aire libre y cuenta, además, con una Sala de Audiovisuales en la que se exponen 45 piezas de relevante valor.

Desde su apertura, se ha ido ampliando de manera progresiva por fases, con nuevos recursos didácticos, como una maqueta táctil que permite a los invidentes descubrir el yacimiento, una guía interactiva de realidad aumentada o las gafas de realidad virtual, el nuevo recurso tecnológico que permite al visitante vivir una experiencia inmersiva, un viaje en el tiempo para ponerse en la piel de las personas que habitaron la Villa Romana de l’Albir en el siglo V d. C.

Un recurso apto para todos los públicos que fomenta la accesibilidad al patrimonio. Está disponible en tres idiomas: castellano, valenciano e inglés. Se trata de un documental dramatizado virtual en 360º en un entorno totalmente inmersivo. Uno de los pocos productos de este tipo que se dan en los museos de nuestro país, junto con el MAN (Museo Arqueológico Nacional).

Recrea, con una técnica fotorrealista, tres escenas de la vida diaria en la Villa Romana de l’Albir: una recepción en el peristilo, un baño en las termas y un banquete en el gran comedor.

Está ambientado a principios del siglo V d.C, el momento de mayor esplendor de la Villa Romana de l’Albir. Sin duda, una herramienta educativa que combina la transmisión de conocimientos y el entretenimiento, una disciplina denominada Edutainment.

De este modo, el Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi pone a disposición de la ciudadanía un nuevo recurso tecnológico para poder visitar los restos de la villa romana de l’Albir como si se abriera una puerta invisible y pudieran viajar en el tiempo. Y eso gracias a unas gafas virtuales.