Bienestar Social

Ya se puede tramitar la tarjeta monedero para familias vulnerables en Bienestar Social

220

Ya se puede tramitar, en el departamento de Servicios Sociales, la tarjeta monedero para familias vulnerables residentes en el municipio, con menores a su cargo, y que no sean beneficiarias del Ingreso Mínimo Vital o de la Renta Valenciana de Inclusión. Se trata del Programa FSE+ de Asistencia Material Básica, financiado por el Fondo Social Europeo Plus, en marcha desde el Ministerio de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030, en colaboración con la entidad social Cruz Roja, la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de l’Alfàs.

Las personas interesadas podrán acercarse directamente al Centro + Social o bien llamar al teléfono 96.5887328 solicitando más información, en horario de 09.00 horas a 14.00 horas.

Estas tarjetas monedero van dirigidas a familias en riesgo de vulnerabilidad con menores a su cargo, que cobren menos del 40% de la renta media. El proceso de implantación se inicia en Bienestar Social y será Cruz Roja Española la entidad encargada de la distribución, control y seguimiento de las mismas, ha explicado la concejala titular Marisa Cortés. Por tipología de hogar, aquellos formados por un adulto y un menor recibirán 130 euros al mes; los de tres personas (dos menores y un adulto, o dos adultos y un menor), 160 euros; los de cuatro personas, 190 euros, y los formados por cinco o más miembros, 220 euros. Las tarjetas tendrán una carga inicial por el importe equivalente a tres meses y podrán utilizarse en cualquiera de las cuatro cadenas de supermercados adjudicatarias del servicio licitado por Cruz Roja.

Según señalan fuentes del ministerio, explica la concejala, este es un fondo con unos recursos limitados que no va a cubrir las necesidades de todas las familias. Por ello, precisa Marisa Cortés, esta herramienta no excluye que haya otros programas, acciones o líneas de financiación, además de aclarar que desde el Voluntariado Social los bancos de alimentos van a seguir funcionando y recibiendo apoyos públicos. “Se pasa de proveer alimentos y productos de higiene físicamente a entregar unas tarjetas o vales canjeables en determinados establecimientos” puntualiza la edil, de manera que “puedan decidir qué productos consumir en función de sus preferencias”. El propósito es que los propios supermercados puedan hacer la selección en caja, informando a las familias de los productos que se pueden cargar o no en la tarjeta.

La provisión de la ayuda se realizará de forma indirecta mediante un sistema común de tarjetas electrónicas y/o de vales electrónicos canjeables por productos de alimentación y por otra ‘asistencia material básica’ según la definición del artículo 2 del Reglamento FSE+, como artículos de higiene tales como jabón, champú y pasta de dientes, así como de higiene femenina menstrual y pañales infantiles, excluyéndose: todo tipo de bebidas y refrescos que contengan gas, azúcar o productos sustitutivos; bebidas alcohólicas de todo tipo; productos dietéticos; bollería y chucherías; agua embotellada y productos elaborados, a excepción de legumbres precocidas y conservas.