Residentes

El Club Noruego Costa Blanca edita un libro sobre sus 50 años de historia

144

El Club Noruego Costa Blanca ha editado un libro en el que relata su trayectoria, desde su constitución en 1970 hasta la actualidad. La obra refleja la historia de un club que inició su recorrido hace 52 años con 5 integrantes y que en tan sólo 4 años logró ascender hasta 300 socios. Hoy en día, el Club Noruego cuenta con cerca de un millar de personas asociadas.

Han Olof Svedbergh, presidente saliente del Club Noruego, ha escrito el libro junto a Bjorn Vaethe, vicepresidente, y Bente Solem, secretaria de la Junta Directiva.

El alcalde de l’Alfàs, Vicente Arques, y la concejala de Residentes de Otras Nacionalidades, Martine Mertens, acompañaron a los tres autores en la presentación de este libro, en un sencillo acto en el Club Noruego Costa Blanca en el que pudieron conocer al nuevo presidente de esta entidad, Kjell Haugen. En la presentación también participaron Bjorn Svedbergh, expresidenta del Club Noruego, Hans Petter Hans, miembro del Club, y Merete Ihlen Marandi, una de las cinco primeras integrantes del Club Noruego en 1970.

El Club Noruego Costa Blanca es una de las organizaciones de residentes de otras nacionalidades más veteranas del municipio. En 2020 cumplieron 50 años aunque, debido a la pandemia, las celebraciones tuvieron que posponerse. El libro que se ha presentado ahora se editó, precisamente, con motivo de su quincuagésimo aniversario.

Vicente Arques y Martine Mertens destacaron que la mayor riqueza de l’Alfàs del Pi es su población multicultural, con residentes de casi cien nacionalidades diferentes. La comunidad noruega lleva más de medio siglo implantada en el municipio. Son 2.500 los noruegos censados, aunque se calcula que pueden vivir más de 8.000. Una comunidad que destaca por su carácter solidario.

Además del Club Noruego Costa Blanca, en l’Alfàs hay dos centros educativos noruegos, dos residencias noruegas para personas mayores, tienen su propia iglesia en l’Albir y el único Centro de Voluntariado que el Gobierno noruego ha abierto fuera de sus fronteras. Una ciudad que, desde hace más de 50 años, cada 17 de mayo conmemora el Día Nacional de Noruega como si fuera su propia fiesta nacional, celebración que se ha convertido en una jornada singular de convivencia entre ambas culturas.