Turismo

El concejal de Turismo de l’Alfàs en la presentación de un dron en Benidorm para el rescate en las playas

118

La aeronave Saturno, con diseño 100% español, tiene una autonomía de media hora, incorpora un megáfono y es capaz de soportar vientos de 50 km/h y un peso de cinco kilogramos.

El Paseo de Tamarindos en La Cala ha sido el escenario en el que ha tenido lugar la presentación de un dron de última tecnología, cuya finalidad es mejorar el rescate en las playas, montaña y entornos hostiles. A esta presentación ha acudido el concejal de Playas y Turismo de l’Alfàs del Pi, Luis Morant, junto al concejal de Seguridad Ciudadana de Benidorm, Lorenzo Martínez, interesándose por el funcionamiento de este dron de vanguardia y su aplicación en la atención y auxilio de las personas.

El dron presentado se denomina Saturno y es un modelo de aeronave no tripulada destinada a las intervenciones de rescate en playas y operaciones de seguridad exigentes. La empresa responsable ha realizado un simulacro de rescate, durante el cual la aeronave ha auxiliado a un bañista que se encontraba en una supuesta situación de riesgo en la playa de Poniente.
Una vez detectado el posicionamiento de la víctima, Saturno entrega de forma controlada un chaleco salvavidas que se activa automáticamente al entrar en contacto con el agua y que mantiene a la víctima en posición vertical. El dron es capaz de entregar hasta dos chalecos.
Esta aeronave cuenta con un sistema de vigilancia y prevención que realiza rondas de control recopilando información en tiempo real, evaluando situaciones de riesgo rápidamente y de forma segura y efectiva para el personal de tierra. Se trata de la solución más avanzada para operaciones no tripuladas de salvamento en playa y montaña y está diseñado para intervenir de forma rápida, segura y efectiva ante cualquier situación meteorológica en todo tipo de ambientes.

Con un diseño 100% español, dispone de una autonomía de media hora, un megáfono integrado con dispositivo de emisión de mensajes independientes y ofrece la posibilidad de vuelo ante condiciones climáticas adversas. Además es capaz de llevar una carga intercambiable de 5 kilogramos y aguanta vientos de hasta 50 km/h al tiempo que recopila datos aéreos en lugares peligrosos garantizando así la seguridad de los equipos de rescate.