Cultura

Imanol Arias premiado con el Pi d’Honor de la 21 Mostra de Teatre de l’Alfàs

221

Después de ser homenajeado hace 32 años por el Festival de Cine de l’Alfàs, Imanol Arias regresa para llevarse otro emblema del municipio, el Pi d’Honor de la Mostra de Teatre. “El único mérito que tienes es haber llegado a los 67 años y que no te hayan echado de la profesión, me siento muy agradecido y muy feliz”

El actor Imanol Arias recogía anoche el Pi d’Honor de la 21 Mostra de Teatre de l’Alfàs, por toda una vida dedicada a las artes escénicas, y lo hacía en la Casa de Cultura con el aforo completo y el auditorio en pie tras la puesta en escena de ‘Muerte de un Viajante’, adaptación teatral de una de las obras clave del dramaturgo y escritor Arthur Miller, dirigida por Rubén Szuchmacher y adaptada por Natalio Grues.

Imanol Arias, como recordaba el concejal de Cultura Manuel Casado al público momentos antes de la entrega del premio, fue de los primeros actores en recibir el prestigioso Faro de Plata del Festival de Cine y Cortometrajes de l’Alfàs del Pi, año 1991 junto a Florinda Chico, y después de 32 años, regresa para participar en otro de los acontecimientos culturales más importantes de la provincia de Alicante, la Mostra de Teatre de l’Alfàs, y compartir el emblemático Pi d’Honor con Concha Velasco, José Sacristán, Emilio Gutiérrez Caba, Juan Echanove, Juan Diego, María Luisa Merlo, Beatriz Carvajal, José Sancho, Lola Herrera, Nati Mistral, Arturo Fernández, María Fernanda d’Ocón, Nuria Espert, Amparo Rivelles, Verónica Forqué, José Luis López Vázquez, Gabino Diego, Rafael Álvarez ‘el Brujo’, Nancho Novo, Carlos Hipólito y la compañía Yllana.

Tras esta letanía de grandes interpretes, muchos de ellos ya ausentes reaccionaba emocionado Imanol Arias mirando hacia arriba…lanzando un beso al escenario acuclillándose, y con lágrimas en los ojos recogía el Pi d’Honor de manos del alcalde de l’Alfàs, Vicente Arques, quien le comentaba al homenajeado que el año que recibieron el premio él y Florinda Chico del Festival de Cine, fue la primera vez que la gala se celebraba en la Casa de Cultura, inaugurada tres meses antes.
“El único mérito que tienes es haber llegado a los 67 años que no te hayan echado de la profesión, y haber tenido la gran fortuna de caminar de la mano de actores, actrices, técnicos… personas que desde hace cuatro años, con esta compañía, me llenan de orgullo y amor ,y son quienes se merecen este premio” destacaba el actor nada más recoger el Pi d’Honor. “El teatro habla de los silencios del alma, a veces como secretos infantiles que nos negamos a nosotros mismos. Después de tanto como hemos pasado con la pandemia, los silencios claman por salir, por emocionarnos cuando nos emocionamos, por agradecer cuando agradecemos, por luchar todo lo que haya que luchar para intentar simplemente ser feliz. No se lucha para otra cosa, se lo digo yo que estoy prácticamente en la recta final de mi vida, aunque sean veinte, quince, diez…me da igual. Y en esta recta, uno tiene mucho pasado y muy poco futuro, por lo tanto, me centro en el presente, nunca he sido más feliz y nunca me he sentido más vinculado con la vida, así que disfruten de la vida, saquen sus silencios interiores, sean ustedes mismos, tengan toda la libertad del mundo, no se fíen de nada ni de nadie, casi nada es lo que parece, pero casi todo nos toca los huevos continuamente”.

Imanol Arias se suma así con todo el derecho y por la puerta grande a la ya larga lista de homenajeados por la Mostra de Teatre de l’Alfàs, y lo ha hecho con todo un clásico de la literatura en una versión pensada para una nueva generación de espectadores. Como destacaba en la presentación de la Mostra de Teatre el alcalde, Vicente Arques, una vez más se ha conseguido lo que cada año parece imposible y es superar el listón de ediciones anteriores, entregando el Pi d’Honor a un actor como Imanol Arias, “de quien llevábamos muchos años intentando que nos acompañase, uno de los intérpretes más conocidos y queridos de nuestro país”.

Si bien es cierto que Imanol Arial es más conocido por su carrera filmográfica, y su participación en más de 71 películas, y otras tantas series de televisión, destacando el hecho de haber trabajado con los más prestigiosos directores de cine de nuestro país, por citar sólo algunos Pedro Olea, Pedro Almodóvar, Manuel Gutiérrez Aragón, Mario Camus, Imanol Uribe, Jaime Chávarri, Vicente Aranda o Santiago Segura, también lo es que se sube por primera vez a un escenario el mismo año que protagoniza su primera película, en 1976, y lo hace con un clásico ‘La vida es sueño’ alternando desde entonces cine y teatro hasta 1994 que se centra en el cine tras la puesta en escena de Calígula en Buenos Aires, para recuperar el pulso con el teatro en 2018 con ‘La Vida a palos’; ‘El coronel no tiene quien le escriba’ en 2020, y desde 2021 que lleva representando ‘La muerte de un viajante’ del escritor Arthur Miller, adaptada por Natalio Grueso y dirigida por Ruben Szuchmacher. Obra con la que anoche Imanol Arias triunfaba ante el público, junto a todo su equipo, Jon Arias, Jorge Basanta, Fran Calvo, Cristina de Inza, Virginia Flores y Carlos Serrano-Clark.